Conversión AIDA: un tipo de funnel en el Inbound Marketing

Sorprender a una audiencia exigente, comprender qué es lo que necesitan, ser diferente al resto, sentir cuáles son sus deseos… ¿Te has parado a pensar en todas estas cuestiones? Quizás necesitas para tu negocio el Método de Conversión AIDA.

La conferencia de marketing digital de referencia en Europa vuelve los días 25 y 26 de abril de 2018 en Madrid con grandes ideas, técnicas y consejos para hacer que tu empresa crezca. 2 días de sesiones avanzadas en el marketing digital del presente y del futuro. Sube a la nave #theInbounder

El truco no está solo en definir tu Buyer Persona sino en llegar a él, conseguir que “cruce” íntegramente el funnel de ventas en nuestra estrategia Inbound y convertir los leads que se generen en clientes fieles y potenciales.

 

¿Prometemos fidelidad?

El acrónimo AIDA da lugar a cuatro términos imprescindibles: Atención, Interés, Deseo y Acción. Si falla una de ellas tu funnel de ventas fallará también. AIDA son las cuatro fases por las que pasa un usuario hasta convertirse en un cliente final.

 

No hay que confundirse. Un cliente no es para toda la vida. El Método AIDA es como un trabajo soñado: a veces funciona, a veces no y otras veces a medias. Todo dependerá de las acciones que pongas en marcha mientras que dure esa relación y la actitud que tengas en cada una de sus fases.

Puede resultar absurda esta comparación, pero a medida que profundicemos en las cuatro fases de Conversión AIDA puede que resulte de interés para la relación entre tus clientes y tu negocio. ¡Todo lo que suma, siempre será bueno!

funnel_Aida.jpg
 

Pasemos a organizar y planificar una buena estrategia de comunicación para que nuestros usuarios se conviertan en clientes potenciales:

1 Pistoletazo de salida: la Atención. ¿Cómo captamos el interés de nuestro público objetivo? Existen una serie de estrategias para ello:

  • Diseñar una web perfecta, ordenada y atractiva, que suscite el interés del usuario a bucear entre las secciones de tu site.
     
  • Incluir descuentos. Invítales a participar en tus ofertas, esto generará más leads para tu negocio.
     
  • Realizar Campañas publicitarias. Trabájalas en profundidad, tanto con Adwords como con Facebook, que transmitan un mensaje claro pero original.
     
  • Planear Concursos para todos. Otro modo de captar leads, crear feedback entre clientes y tráfico directo a tu web.

¿Por qué no probar con todos estos factores? Quizás te funcione uno mejor que otro para captar la atención de tu público. Todo sea probar.

 

 

 

2 Busquemos el Interés. Bien dijo en su día el escritor y periodista británico G. K. Chesterton “No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse.” Esto es lo que pasará si tu web resulta pobre y sin contenidos de calidad a ojos del usuario. Tu cliente busca información de calidad y de utilidad, sino se la proporcionas abandonará tu web y perderás una visita más.


Para evocar dicho impacto en el usuario cuentas también con unas estrategias clave:

  • Propón Promociones online. Serán un aliciente de atracción hacia el interés del usuario. Haz promociones que capten su atención.
  • ¿Problemas a la vista? Añade un listado sencillo en tu web donde ofrezcas soluciones rápidas a aquellas dudas o problemas que puedan surgir a los usuarios.
  • Personaliza la atención a tu público. A través de emails, chat, teléfono…
  • Ofrece beneficios, ventajas y soluciones: el lema que debe tener cualquier empresa. Eso sí, no vendas humo.
     

 

3 Haz que te Deseen. Esta tercera fase es la más complicada. No todas las compañías cuentan con medios suficientes para provocar deseo entre sus usuarios. ¿Un consejo? Piensa como el cliente, sé el cliente.


Si un usuario detecta que tiene una necesidad y tu empresa logra ser uno de sus focos de atención, te conviertes así en una de sus opciones reales para finalizar su proceso de compra. Ya sea de un producto o de un servicio determinado.

Un claro ejemplo de DESEO es Zara. El gigante textil tiene una de las mejores estrategias para provocar ese afán entre sus clientes. Escogen el centro de tu ciudad para abrir sus edificios en localizaciones estratégicas, con escaparates bien logrados y productos de moda atractivos para los ciudadanos de a pie.

Gracias a la visibilidad de esos productos, me entran ganas de entrar a la tienda, ver y, tal vez, comprar. ¿Esto quiere decir que necesito ropa nueva? Seguramente no, pero la firma ha conseguido despertar mi deseo de hacerlo.

4 Luces, cámara, y ACCIÓN. Completadas las tres fases llegamos a la definitiva: convertir leads en clientes reales. Tal vez existan factores que interfieran en esta estrategia, como la falta de experiencia por parte de la empresa, escasez de presupuesto, etc., pero hay que estar preparados para sobrepasar cualquier impedimento en las fases hacia la conversión.

 

 

Llegados a este punto, ¿ponemos en marcha el Método AIDA? Recuerda: Atención, Interés, Deseo y Acción. Trabaja cada una de las fases en profundidad para que tus usuarios pasen a ser potenciales clientes, generen leads y visitas a tu página web. ¡Son todo ventajas para tu negocio!

¡Consigue que este matrimonio AIDA empresa funcione!

¿Aún no te has suscrito a nuestra Newsletter?

¡Tenemos un montón de cosas que contarte! Actualidad, entrevistas, artículos de interés, herramientas imprescindibles, curiosidades… Todo, cada dos semanas en tu buzón.

ividal
ividal
20/04/2016

¿Te interesa nuestra newsletter?

NO

OMG

¿Aún no te has suscrito a nuestra Newsletter?

¡Tenemos un montón de cosas que contarte! Actualidad, entrevistas, artículos de interés, herramientas imprescindibles, curiosidades… Todo, cada dos semanas en tu buzón.