Branding
Apr 17, 2019
Cecilia Rodríguez
Contact
email email linkedin linkedin

La cultura empresarial es la nueva estrategia: algunas claves para liderar en la nueva era del trabajo

Home > Branding > La cultura empresarial es la nueva estrategia: algunas claves para liderar en la nueva era del trabajo
Vivimos en un mundo volátil e incierto, permanentemente distraídos y con la sensación constante de no estar llegando a nada. Eso no es todo; por primera vez en la historia le pedimos a nuestro trabajo que nos llene y nos haga felices, mientras los índices de estrés a nivel global suben de forma exponencial. Estamos en una nueva era del trabajo y las empresas deben adaptarse a este entorno. ¿Cómo? La cultura empresarial es la nueva estrategia.

Automatización, Inteligencia Artificial, estrategia de negocios, data science, data analysis, data por doquier, máquinas por doquier... El presente es de las máquinas pero el mundo pertenece, más que nunca, a la humanidad. Si realmente buscas eficacia, productividad, retorno, e inmortalidad corporativa, mira con detenimiento a los empleados de tu compañía porque ahí está la clave. Bienvenido/a al nuevo modelo de trabajo y de cultura empresarial.

Estrés: el agujero negro de la productividad

El estrés laboral es el segundo problema de salud relacionado con el trabajo más frecuente de Europa. Según Nascia, el impacto económico debido a las bajas derivadas del mismo, “supone el 7% del PIB en España, en torno a los 80.000 millones de euros en costes asociados a las bajas y más de 175 millones de jornadas de trabajo perdidas.” (fuente: TICbeat). Los datos del INE informan que aproximadamente el 60% de los trabajadores españoles considera que su nivel de estrés es alto, una cifra dramática que va en franco ascenso. ¿Las causas? Entre lo más citado se encuentra: el volumen de trabajo, la presión, la responsabilidad y la falta de claridad a la hora de definir los roles.

Pero, ¿por qué cifras tan altas?

La forma en la que trabajamos ha cambiado drásticamente en los últimos veinte años, afectando a todas las capas que integran el tejido humano, tanto a nivel personal como laboral. En contraposición con la vida de nuestros padres o abuelos, hoy nos movemos en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo (VUCA), rodeados de constantes interrupciones (los verdaderos hackers de la atención), y con la sensación de no estar llegando nunca a nada. Pero eso no es todo, por primera vez en la historia de la humanidad le pedimos a nuestro trabajo que nos eleve, nos aporte sentido y nos motive.

Frente a este puzzle dinámico, intenso, e inestable, se vuelve bastante obvio el hecho de aquellas empresas que no modifiquen a conciencia su cultura empresarial, desaparecerán. Pero la responsabilidad no es solo corporativa, sino que atañe, a su vez, a cada individuo y, sobre todo, a sus líderes. La nueva forma de trabajar nacerá de una co-creación consciente y congruente tanto a nivel individual como colectivo. A continuación, te ofrecemos algunos puntos a trabajar para liderar con efectividad esta transición hacia la nueva cultura empresarial.  

Di adiós al micromanagement en tu nueva cultura empresarial

Si hay algo que caracteriza la revolución laboral de la que estamos siendo testigos es la libertad de acción. Cree en tus empleados y dales rienda suelta para que brillen en sus funciones y tendrás mucho más de lo que imaginabas que fuera posible. Y cuando decimos “cree”, no estamos hablando de una postura impostada sino de una verdadera fe en el valor de aquellos que tienes a tu cargo. No es necesario, ni será bien recibido, que los controles. Lo único que tienes que hacer es creer, enaltecer, reconocer, valorar y soltar algunas riendas. Lo demás vendrá por añadidura.

Una cosa a la vez

Nuestra mente sólo puede hacer una cosa a la vez. ¿Multitasking? Imposible. Según estudios recientes de Harvard (Killingsworth y Gilbert), debido a los sistemas actuales de comunicación y relacionamiento, nuestra mente está a la deriva el 47% del tiempo, algo que sólo genera infelicidad. Así que haz cuentas: si trabajas ocho horas, de media estás produciendo cuatro. Sumar horas y tareas solo creará más caos, y cuantas más cosas intentes hacer a la vez, menor será tu productividad real.

Aplica estas técnicas de productividad: determina horas fijas, apaga las distracciones y termina lo que empezaste. Ni más ni menos que una cosa a la vez. Repite y contagia a tu entorno. Simplifica las vías de comunicación, las tareas e interrupciones.

La rutina mata a la creatividad

Los humanos no estamos diseñados para las tareas repetitivas, sino para investigar y explorar, experimentar y aprender. Daniel Cable, profesor de Comportamiento Organizacional de la Universidad de Pennsylvania, explica que las organizaciones de hoy en día deben apelar a la creatividad y el entusiasmo de sus empleados más que nunca, ya que nuestro impulso innato está dominado neuronalmente por una parte de nuestro cerebro, denominado “sistema de búsqueda”, que nos apremia a mirar más allá y a movernos, y nos recompensa al formar parte de estas actividades. Si este sistema no es alimentado, la persona tarde o temprano se desconecta, pasando a realizar su trabajo de forma automática, sin interés, ni talento.

Así que mueve a tus equipos y crea dinámicas más horizontales que verticales, donde cada empleado pueda cambiar de enfoque y de equipo, aprender y probar nuevas herramientas, y modificar sus tareas de tanto en tanto.

¿Excelente? Sí ¿Perfecto? No, por favor

El perfeccionismo, además de ser el gran enemigo de la excelencia, es uno de los condicionantes humanos más decisivos a la hora de padecer estrés laboral. Si bien es una característica de cada individuo, hay estilos de liderazgo que pesan de forma especialmente negativa en la balanza. Si la mayoría de tus empleados siente que está fallando en lo que hace y que su trabajo no es destacable, tienes un problema de management.

En vez de promover la adicción a la perfección, promueve la adicción a la mejor versión posible de cada uno. Y cree en ello. Una forma de conseguirlo es agradecer a diario el trabajo bien hecho, promover que tu equipo se sienta cómodo con su performance y mostrarte satisfecho con los resultados. Es un ejercicio de humildad potente que lleva tiempo pero vale más que la pena.

El que no forme parte de la conversación, no entenderá la visión

Para que el jugador se ponga la camiseta, es indispensable que haya estado en los entrenamientos. Si retienes información constantemente, la gente empezará a desinteresarse lentamente en la suerte de la compañía. Si no compartes de qué va la historia, es imposible que se sientan parte del equipo.

La cultura empresarial es la nueva estrategia

¿Números sobre personas? ¿Mente sobre corazón? Ya está más que demostrado que el cuidado del cliente interno genera un aumento considerable de la productividad. Si quieres aumentar el ROI, enfócate en la cultura corporativa. Y cultura significa: cuidado real, interés genuino y tiempo (sobre todo cuando no lo hay).

Ejercita tu mente

Para correr una maratón se necesita tener un buen par de zapatillas, alimentarse bien, dejar de fumar, tomar líquido y entrenar a diario. Entrenar el cerebro implica un esfuerzo aún mayor, porque no hay nada más complejo que ejercitar la mente (y sin embargo no hay nada más importante). Practicar la presencia activa (también conocido como Mindfulness) en dosis diarias de al menos diez minutos, te ayudará a mantener el foco, disminuir los niveles de estrés, evaluar antes de reaccionar, enfrentar los desafíos con más efectividad, disminuir el diálogo interno y las miradas prejuiciosas, y abrir la mente a otros enfoques y visiones.

Insertar la práctica en la oficina puede ser interesante y te llevará un paso más allá, mejorando a corto plazo el entendimiento y las relaciones interpersonales, y aliviando las tensiones entre colaboradores. Google, Nike, Apple, Aetna y el Foro Económico Mundial son casos más que documentados de empresas que se han beneficiado de esta metodología.

Feedback, feedback y más feedback

¿Sabes dar un buen feedback? ¿Estás seguro? ¿Cada cuánto lo haces? Un buen feedback es la diferencia entre aprender y no aprender. Intégralo en tu rutina y en la de tu equipo. Siempre en positivo, con frases cortas,  puntualizando en primer lugar lo que se ha hecho bien y añade un máximo de tres elementos que, a tu criterio, cabría mejorar y tendrás una fórmula explosivamente efectiva.

Sentido, sentido y más sentido

Lo más precioso que tenemos es el tiempo y la mayor parte del mismo estamos trabajando. Es lógico que si no encontramos un significado a lo que hacemos la mayor parte de las horas de vigilia, acabemos agotados y vacíos. Todos nos movemos por placer o dolor. Ninguna evolución acontece fuera de estos dos principios. Es lo que nos lleva a los lugares más recónditos, tanto externos como internos. Por detrás de esto, está el sentido de para qué lo hacemos. Teniendo en cuenta que el sentido cambia para cada ser humano, hay cosas que ya sabemos: la conciliación familiar, el dinero, la salud, la libertad y el crecimiento, son algunos de los generadores de sentido y pertenencia más anhelados.

Si todavía no sabes de qué se trata, tus empleados tampoco lo sabrán. Si lo sabes pero no lo comunicas, nadie podrá seguirte. Si lo has comunicado pero no es lo que realmente crees, nadie lo creerá.

Ser un líder hoy implica abrir el corazón y la mente a todas las voces, internas y externas, con la inteligencia emocional suficiente para no dejarse arrastrar por los obstáculos, y la presencia a la altura de las circunstancias. Una presencia real y constante, de ejemplo y generosidad, humildad y respeto. “Los líderes deben ser creadores de contextos, de entornos, impulsar el cambio y el autoconocimiento, y tener clara la necesidad de entrar en una dinámica de aprendizaje continuo.”, dice Jordi Serrano, socio de la Associació Catalana de Direcció de Recursos Humans (Fuente: revista Aedipe Catalunya).

Entonces, ¿qué vas a hacer diferente a partir de ahora?

Si te gustan estos temas tanto como a mí, te dejo algunas lecturas recomendadas al respecto:

views zoom copy 17
1145
< Post anterior Todos los posts Siguiente post >
Te mereces el mejor contenido

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de las últimas tendencias digitales

¡Ha llegado el momento de ponerse al día!
Te mereces el mejor contenido

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de las últimas tendencias digitales

No, gracias. Mi bandeja de entrada está bien así.
Artículos Relacionados
Branding

Aug 29, 2019

Por Ricardo Vilardi

El tono de voz en branding: la siguiente frontera

Branding

Jun 27, 2019

Por Ricardo Vilardi

Experiencia de marca: una tendencia al alza en Cannes Lions 2019

Branding

Jun 10, 2019

Por Ana Canavese

Fundamentos de la gestión de proyectos: creatividad y estrategia unidos